Categoría:
29/06/2018
Comentarios
Categoría: 
Actualidad

 

Recientemente la Unión Europea ha publicado la Directiva (UE) 2018/844, que modifica las Directivas 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios, y la 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética. El objetivo de esta modificación es acelerar la rehabilitación de los edificios existentes, introduciendo sistemas de control y automatización de edificios como alternativa a las inspecciones físicas, fomentando el despliegue de la infraestructura necesaria para e-mobility, e introduciendo un indicador de inteligencia para evaluar la preparación tecnológica del edificio.

 

Esta actualización de la EPBD (Energy Performance of Buildings Directive) también fortalecerá los vínculos entre la financiación pública para la renovación de edificios y los certificados de rendimiento energético, e incentivará la lucha contra la pobreza energética mediante la renovación de edificios.

 

A la hora de establecer la nueva normativa, el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea han tenido en cuenta diferentes motivos, como por ejemplo:

 

- El marco sobre clima y energía en el que la Unión Europea se compromete a que, de cara a 2030, por lo menos el 32% de la energía consumida tenga su origen en fuentes renovables (eólica, fotovoltaica, etc).

 

- El compromiso a largo plazo de la Unión Europea para conseguir los objetivos relacionados con la reducción de gases de efecto invernadero y descarbonizar el parque inmobiliario, de aquí a 2050.

 

- Las directrices de la Organización Mundial de la Salud de 2009, que en relación a la calidad del aire interior aseguran que los edificios más eficientes ofrecen un nivel de confort y bienestar más elevado a sus ocupantes y mejora la salud. Los puentes térmicos, el aislamiento inadecuado y las vías de aire no planificadas pueden dar lugar a unas temperaturas superficiales por debajo del punto del rocío y a humedad. Por tanto, es fundamental garantizar un aislamiento completo y homogéneo del edificio.

 

- Hacer uso de soluciones naturales, como jardines urbanos o tejados verdes, aportan aislamiento y sombra a los edificios, disminuyendo la demanda de energía y limitando la necesidad de calefacción y refrigeración.

 

- La importancia de promover los vehículos eléctricos y sus infraestructuras de recarga con el objetivo de reducir las emisiones de CO2.

 

- Promover la instalación de aplicaciones inteligentes y soluciones digitales en el entorno construido. Es decir, ofrecer incentivos para automatizar los edificios y reducir la demanda energética.

 

Nueva normativa

 

Por todo esto, la nueva directiva incluye algunos aspectos clave centrados en la eficiencia energética, como:

 

- Se incluye el artículo 2 bis en relación a la Estrategia de renovación a largo plazo, del que destaca:

Cada Estado miembro de la Unión Europea establecerá una estrategia a largo plazo para la renovación de edificios residenciales y no residenciales, públicos y privados, transformándolos en parques inmobiliarios con alta eficiencia energética y descarbonizados antes de 2050. Favoreciendo así la transformación de los edificios existentes en edificios de consumo de energía casi nulo.

 

- Del artículo 6, con relación a los Edificios Nuevos, destaca:

Los Estados miembros tomarán las medidas necesarias para garantizar que los edificios nuevos cumplan los requisitos mínimos de eficiencia energética. Velarán porque en la construcción de edificios nuevos se tenga en cuenta la viabilidad técnica, medioambiental y económica de las instalaciones alternativas de alta eficiencia.

 

- Del artículo 8, con relación a las instalaciones técnicas de los edificios, destaca:

Los Estados miembros velarán por que, cuando se instale, se sustituya o se mejore una instalación técnica de un edificio, se evalúe la eficiencia energética global de la parte modificada, y, en su caso, de toda la instalación modificada. Los resultados de dicha evaluación se documentarán y se facilitarán al propietario del edificio, de manera que puedan consultarse y utilizarse para verificar el cumplimiento de los requisitos mínimos.

 

- Se añade el artículo 19 bis en relación al Estudio de viabilidad, del que destaca:

La realización de un estudio de viabilidad, complementario a los certificados de eficiencia energética, que proporcione una hoja de ruta a largo plazo para la renovación de edificios y la mejora del rendimiento energético.

 

En el siguiente enlace se puede consultar la nueva normativa al completo y los motivos que han llevado a su modificación: http://www.idae.es/noticias/publicada-directiva-ue-2018844-del-parlamento-europeo-y-del-consejo-de-30-de-mayo-de-2018

 

En KÖMMERLING trabajamos desde siempre para que nuestros sistemas cumplan con los requisitos exigidos por las diferentes normativas, consiguiendo que las puertas y ventanas fabricadas con nuestros perfiles reduzcan el consumo de energía durante todo su ciclo de vida y superen en muchos casos los valores exigidos por la legislación.



Consultas


 

SíGUENOS EN GOOGLE+