Categoría:
16/02/2018
Comentarios
Categoría: 
KÖMMERLING

 

A finales de año se celebraba en Madrid el IV Congreso Edificios Energía Casi Nula, que reunía en la N@ve del Ayuntamiento de Madrid a cerca de 400 profesionales de la construcción. Con el objetivo de abordar el estado de los edificios de alta eficiencia, el congreso contó con la presencia de David Moreno y Elena Vilches, ganadores del Reto KÖMMERLING para la construcción de la nueva sede española de nuestra empresa.

 

El equipo de arquitectos tenía claro desde el inicio que: “se exigía un edificio representativo con espacios atractivos, de consumo cero, adelantándose a las normativas de 2018, y que se hiciera a un coste justo y asumible por el mercado”, ha explicado Elena. Un proyecto que desde el principio estuvo ligado a los estándares Passivhaus, “desde los primeros trazos estuvimos pensando en qué estrategias pasivas implementar al edificio para que el hecho de que fuese sostenible no fuese un adorno que se añade al final, para hacerlo funcionar tenía que estar desde el principio”, ha explicado.

 

                                                         Ganadores-reto-Kommerling

 

Con el objetivo de que la nueva sede sea un Edificio de Consumo Nulo, los arquitectos han basado su proyecto en tres pilares importantes, “en la metodología de trabajo se aúnan la filosofía Lean para optimizar la cadena de producción, se incrementa el contrato IPD, en el que desde fases tempranas intervienen todos los agentes, y por último, la tecnología BIM, con la que se construye virtualmente el edificio desde una fase muy temprana”, ha explicado Vilches.

 

En cuanto a la estructura del edificio, “ofrece una doble faz con una plaza dura en el norte, que acoge al usuario, y en la parte sur se establece un jardín al que dan todos los espacios de trabajo, creando un escenario totalmente diferente”. Además, el hecho de que el edificio se encuentre semi-enterrado hace que mantenga “una temperatura constante de 19o a lo largo de todo el año”, con lo que se consigue que en invierno se pierda menos calor y en verano se gane menos calor.

 

                                                         

 

Para conseguir el mínimo gasto energético, “el edificio funcionará de distintas maneras según la época del año, se ha tratado la envolvente de diferentes maneras, cerrándonos más al norte y con menos huecos al sur para conseguir ganancias solares en invierno y proteger fácilmente en verano con un vuelo horizontal”. Además, Elena Vilches ha asegurado que han testado las estrategias con simulaciones para asegurarse de su correcta efectividad.

 

El otro impulsor de la idea, David Moreno, ha explicado que “para la carpintería hacemos alarde de la figura de KÖMMERLING con su carpintería certificada por Passivhaus, la serie KÖMMERLING76. En cuanto a las energías renovables, “el edificio necesita 92 placas fotovoltaicas y una inversión de 30 KW, al final hay un ahorro de casi 22 toneladas de CO2 al año”, ha asegurado Moreno. Un proyecto con el que vamos a demostrar que es posible construir edificios de consumo cero a un precio razonable.



Consultas


 

SíGUENOS EN GOOGLE+