Reciclaje

Un producto 100% reciclable

Para las ventanas de PVC se estima una vida media de 50 años sin mantenimiento y por consiguiente sin consumo energético asociado a este hecho.

 

Una vez que termina el periodo de uso de la ventana, se procede a su desconstrucción y se traslada a un centro de reciclaje.


Las ventanas greenline® se reciclan y se incorporan al proceso productivo.


El cuidadoso proceso de reciclaje y reutilización de la totalidad del perfil realizado por KÖMMERLING elimina el impacto medioambiental, haciendo un uso eficiente de los recursos naturales.

 

Las ventanas viejas se desmontan, sin destruirlas, y se reúnen debidamente ordenadas; después, se trituran en trituradoras y molinos, seleccionando y separando los materiales.


El PVC antiguo, al igual que el PVC procedente de los restos de producción y de recorte, constituye una materia prima apreciada, equivalente al PVC recién elaborado.

La fracción no reciclable se envía a un centro de gestión final de residuos.


Proyectos europeos de gestión de residuos


Recovinyl, organización creada en el 2003 para facilitar el desarrollo de los planes de recogida y reciclaje de residuos de PVC ha demostrado su eficacia a la hora de fomentar el reciclaje de PVC del año.


En la actualidad, el sistema Recovinyl opera en Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Hungría, Irlanda, Italia, los Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido y la República Checa con 107 recicladores activos. Vinyl 2010 también apoya programas centrados en flujos mono-producto, gestionados por asociaciones de
aplicaciones específicas.

 

En caso concreto del mercado de ventanas, la EPPA (la Asociación Europea de Ventanas de PVC y Productos Relacionados de la Construcción) ha integrado la mayor parte de sus actividades de reciclaje en el sistema Recovinyl.

KÖMMERLING