Instrucciones de uso y mantenimiento

Las ventanas con sistemas KÖMMERLING apenas necesitan mantenimiento, además cuentan con una vida media de 50 años.

27 Feb 2012
Comparte:
Instrucciones de uso
Archivado en:

Os dejamos algunas recomendaciones que tanto el profesional como el usuario deben realizar para mantener en perfectas condiciones la ventana, alargando así su vida útil.

 

Por el profesional cualificado

Cada seis meses se comprobará el funcionamiento de cierres automáticos, retenedores magnéticos, mecanismos inclinados, motores hidráulicos, etc.

Cada año se engrasarán los herrajes con aceites para máquina de coser o vaselina.

Cada cinco años se revisará la masilla, burletes y perfiles de sellado.

Reparación de los elementos de cierre y sujeción. En caso de rotura o pérdida de estanqueidad de perfiles, deberán reintegrarse las condiciones iniciales o procederse a la sustitución de los elementos afectados, con reposición del lacado, en su caso.

Por el usuario

Limpieza de la suciedad debida a la contaminación y el polvo, mediante agua con detergente no alcalino, aplicándolo con un trapo suave o una esponja que no raye; deberá enjuagarse con agua abundante y secar con un paño. En cualquier caso, está prohibido el empleo de abrasivos, disolventes clorados, acetona, alcohol u otros productos susceptibles de atacar la carpintería.

mantenimiento ventanas

Comprobación todos los años del correcto funcionamiento de los mecanismos de cierre y de maniobra. Si las ventanas no cerrasen bien, los herrajes pueden ser ajustados. Sin embargo, es conveniente que esta operación la lleve a cabo un especialista. No dude en llamar a su proveedor. En ningún caso debe usted encajar cuñas de madera o cualquier otra cosa para impedir que se abran, ya que esto podría causar serios deterioros de la ventana. En caso necesario, se engrasarán con aceite adecuado, o se desmontarán por técnico competente para su correcto mantenimiento.

Inspección (cada tres años) para detectar pérdida de estanqueidad de los perfiles; roturas; deterioro o desprendimiento del lacado, en su caso. En caso de perfiles lacados, la reparación o reposición del revestimiento deberá consultarse a un especialista.

Cada diez años se renovará el sellado de los marcos con la fachada.

En el caso de hojas correderas, debe cuidarse regularmente la limpieza de los raíles.

Mantenga limpias las canaletas de recogida de aguas y los orificios de evacuación.

Comparte:

Contenido relacionado

Más visto

19 Abr 2019
Vidrios

Desgranamos uno de los componentes que marcarán la eficiencia de tus ventanas: los vidrios. Ante la...