Ventanas y puertas correderas

Os mostramos los diferentes sistemas de ventanas y/o puertas correderas que tenemos en KÖMMERLING. Carpinterías ideales para grandes espacios conectados con el jardín o lugares donde no es posible instalar ventanas abatibles, todo ello sin renunciar al aislamiento.

12 Ene 2021
Comparte:
Ventanas correderas

Hasta hace algunos años las ventanas y puertas correderas eran los sistemas más instalados en nuestro país, y prácticamente gran parte de los edificios contaban con este tipo de aperturas en sus cerramientos. Los beneficios de las ventanas oscilobatientes han hecho que muchos usuarios se decanten por ellas, sin embargo, existen espacios y construcciones donde las ventanas y/o puertas correderas siguen siendo la única opción.

Hay dos circunstancias en las que instalar ventanas correderas es la mejor opción: cuando disponemos de poco espacio (no podríamos abrir una ventana oscilobatiente), y/o cuando tenemos grandes huecos que comunican con una terraza o jardín. En este último caso las puertas correderas maximizan la comunicación entre el interior y exterior de la vivienda.

¿Son menos aislantes las ventanas correderas? ¿Pasaré frío si pongo una ventana corredera? La respuesta a estas preguntas depende de varios factores y contextos. Por norma general es cierto que las ventanas correderas son menos aislantes que las abatibles, pero esto no quiere decir que no nos aíslen del frío. Todo dependerá de la calidad de la ventana y/o puerta escogida, pudiendo encontrar en el mercado ventanas correderas que mejoren en aislamiento y hermeticidad a los sistemas abatibles.

Como siempre os decimos desde KÖMMERLING, es importante que tengamos en cuenta: el material del que están fabricadas, las prestaciones térmicas y de hermeticidad, y la instalación.

Correderas que van más allá

La principal desventaja de las ventanas correderas frente a las abatibles siempre ha estado en el cierre, ya que las últimas cierran de una forma mucho más hermética, como si la hoja quedase sellada al marco. Sin embargo, en KÖMMERLING contamos con diferentes sistemas de ventanas y puertas correderas que mejoran la hermeticidad del cierre. Te hablamos de ellos:

PremiSlide76:

Este sistema es el resultado de la combinación de corredera y paralela, y permite la fabricación tanto de puertas como de ventanas. Ofrece un deslizamiento sencillo, elevadas prestaciones de estanqueidad al agua y bajas infiltraciones de aire. Además, cuenta con las elevadas prestaciones de la familia KÖMMERLING76 Xtrem, ofreciendo un valor Uw desde 0,7 W/m2K.

PremiDoor76:

Es un sistema de corredera-elevadora que permite la fabricación de puertas. La ventaja de este sistema es que la hoja se eleva sobre sí misma antes de deslizarse, ofreciendo un cierre mucho más hermético. Además, cuenta con refuerzos de acero zincado de alta inercia que permiten realizar cerramientos de grandes dimensiones. Ideal si queremos un gran ventanal con vistas al jardín.

Al margen de estos dos sistemas está PremiLine, nuestro perfil de corredera tradicional para ventanas. Ofrece niveles de aislamiento térmico con Uw desde 1,4 Wm2K, se adapta a todo tipo de espacios con hasta 4 hojas y cuenta con una versión Pro que mejora su seguridad. Como habréis podido comprobar, la elección de ventanas correderas no está reñida con un buen aislamiento 😉

Comparte:

Contenido relacionado

Más visto

19 Abr 2019
Vidrios

Desgranamos uno de los componentes que marcarán la eficiencia de tus ventanas: los vidrios. Ante la...