Seguridad y ventanas: qué tener en cuenta

Seguridad y ventanas: qué tener en cuenta

Si te preocupa la seguridad de tu hogar, en este post te contamos qué debes tener en cuenta para que tus ventanas te protejan de posibles intrusos. El tipo de vidrio, el perfil y/o los herrajes influyen directamente en la seguridad que es capaz de proporcionar una ventana.

30 Jul 2021
Comparte:
Ventanas de seguridad

Aunque la seguridad es algo por lo que nos preocupamos todo el año, es cierto que durante el verano y las vacaciones lo tenemos mucho más en mente. Es normal que nos surja el miedo a que nos ocupen nuestra vivienda, entren a robar o determinadas condiciones climáticas (tormentas, viento fuerte…) provoquen desperfectos.  

Antes de lanzarnos a instalar alarmas o poner rejas (que también pueden ser importantes), es fundamental que los elementos de la casa que afectan directamente a la seguridad sean resistentes y de calidad, como es el caso de las ventanas. Las ventanas y puertas son el elemento más débil de la fachada, el que conecta el interior con el exterior de la vivienda y el que escogen la mayoría de los ladrones para tratar de acceder a ella.

Teniendo en cuenta todo esto, en este post vamos a hablar de cómo debe ser la elección de nuestras ventanas para que ofrezcan protección y seguridad a nuestra casa.  

 

Ventanas y seguridad: ¿Qué debemos tener en cuenta?

Al hablar de ventanas de seguridad no existe una única ventana. Es importante entender que las ventanas están compuestas por diferentes elementos, como son: el perfil, los herrajes y/o el vidrio. De la elección de cada uno de estos elementos dependerá la protección total que sea capaz de ofrecer esa ventana.

- Perfil: debemos escoger un material resistente y de calidad. Si hablamos de los perfiles que fabricamos en KÖMMERLING podemos decir que son de PVC, un material duro y resistente de por sí. Pero además, nosotros realizamos pequeñas modificaciones en la formula de PVC para mejorar su resistencia todavía más.

Cuando se fabrica la ventana con los sistemas KÖMMERLING se incluyen refuerzos metálicos en el interior de perfil, que dotan a la ventana de mayor estabilidad y resistencia. Además, en el caso de las ventanas de PVC, las esquinas se sueldan térmicamente, sin hacer uso de tornillos o pegamentos que pueden facilitar su rotura.

- Vidrios: en cuestión de seguridad los vidrios laminados son la mejor opción, ya que se trata de vidrios que van separados entre sí por una o varias láminas de polivinilo butiral (PVB). Esto hace que cuando el vidrio se rompe, los cristales queden pegados a la lámina, de forma que para poder romper el vidrio del todo se debe ejercer una mayor presión y esto conlleva un mayor tiempo para el ladrón. Este tipo de vidrios pueden aguantar hasta 30 golpes con un mazo sin llegar a romperse.

Según si buscamos mayor o menor seguridad, podemos crear diferentes combinaciones de vidrios: doble acristalamiento con vidrio laminado, vidrio laminado, vidrios triples, etc. Esto no solo mejorará la seguridad de la ventana, sino también su aislamiento térmico y acústico.

- Herrajes: hace poco ya os contamos en otro post cómo influían los herrajes en la seguridad de la ventana. Es importante saber que son el mecanismo que permite abrir y cerrar la ventana, y que por norma general los fabricantes de ventanas ya trabajan con determinadas marcas de herrajes, por lo que no nos preguntarán sobre su elección.

En lo referente a la seguridad, el herraje debe ser perimetral y con al menos cinco puntos de anclaje (a día de hoy la mayoría de las ventanas de PVC ya cuentan con este tipo de herrajes).

Teniendo en cuenta todo esto, entenderemos que es importante encontrar un equilibrio entre los diferentes elementos que forman la ventana, de forma que todos ellos destaquen por su resistencia. La mejor manera de ver reflejado esto es consultando la ficha técnica de la ventana, en la que aparecerá su nivel de seguridad, este valor debe ser al menos Clase RC2.

En nuestro caso, el Institut Für Fenstertechnik alemán certifica que las ventanas fabricadas son perfiles KÖMMERLING, junto con los herrajes y vidrios especiales y una instalación llevada a cabo por profesionales, obtienen el sello de “protección antirrobo” con una clasificación de EF-2.

 

Seguridad de las ventanas frente al fuego y el viento

Cuando hablamos de seguridad en la vivienda no solo hay que pensar en posibles robos, sino también en seguridad en caso de incendio. En este aspecto, las ventanas fabricadas con sistemas KÖMMERLING están clasificadas como M1 “difícilmente inflamable” y son auto extinguibles, según la norma UNE 23727.

Por otro lado, si vivimos en zonas con fuertes rachas de viento o nuestra casa está situada a gran altura, será importante que las ventanas instaladas nos ofrezcan protección frente a la presión del viento. Este dato viene reflejado en los datos técnicos de la ventana, en una clasificación que va del 1 al 5, siendo la Clase 5 la que ofrece una mayor resistencia al viento.

Comparte:

Contenido relacionado

Más visto